Libertad no es Libertinaje.#Cuba #Libertad #Freedom #EEUU

Por Pepe el loco (@Conversador59)

La libertad, concepto que viene desde que surgió el primer oficio del mundo, aclamada por cientos de personas; ha sido capaz de mover grandes cantidades de hombres en su búsqueda porque su ausencia en ocasiones  es notoria y brutal, y en otras; sutil y enmascarada. Lo cierto es que todos la usan y para cada cual tiene un significado particular, el cual emplea en el transcurso de su vida. De esto no escapa nadie, ni un indígena de las Amazonas, ni un trabajador portuario de los Países Bajos, ni el mismísimo @POTUS (President of the United States) Barack Hussein Obama.

Pero en ocasiones el concepto de libertad que tienen algunas personas puede llegar a sorprender, tomemos como muestra al Presidente de los EEUU. Obama señaló durante su visita a Cuba que quiere “ayudar al cubano común” señalando su idea de apoyar económicamente al sector privado que existe dentro de la isla, así en su entender, se realza la idea del “libre mercado” (aquí aparece nuestra amiga la libertad), que significaría comerciar con todos a mi entender, pero no, el Gobierno de los Estados Unidos, en nombre del libre mercado, no quiere comerciar con el Estado cubano, el cual agrupa el 70% de la fuerza de trabajo y contribuye al PIB en un 88%.

Pudiéramos señalar otro caso, en la gaucha región sudamericana, la Argentina, luego de que el grupo Clarín clamara por la “libertad de prensa” durante el mandato de Cristina Fernández, el gobierno de Mauricio Macri impulsó la salida de TeleSur de los telerreceptores argentinos (otro uso de la palabra libertad). Encima de eso llega el señor de la encantadora sonrisa y declara que a su entender Macri lo ha hecho muy bien en los primeros 100 días de mandato, pocos días en los cuales se las arregló para despedir a más de 50 mil trabajadores estatales y realizar significativos aumentos en las tarifas de gas, agua, luz, combustible y transporte público. Ya ven, Obama aplaude las medidas de Macri y el pueblo de Argentina se hace cada vez más esclavo y pobre.

Hay otros ejemplos un poco confusos, la “libertad de asociación” de grupos germanófilos neonazis, o de organizaciones terroristas como Alpha 66 en la ciudad de Miami, o la “libertad” que tienen la miles de adolescentes y jóvenes asiáticas víctimas del comercio sexual que pululan en esa parte del mundo, o la “libertad de expresión” de Eduardo Inda al calumniar sin pruebas a todo lo que huela a progreso en España, o la del presentador latino Rodner Figueroa al comparar a Michelle Obama con una persona salida del planeta de los simios  u otra serie de “libertades” que se “intentan garantizar” en varios sitios del orbe. Como dije al inicio de este artículo “para cada cual tiene un significado particular”.

La libertad generalmente ha estado estrechamente vinculada a la justicia e igualdad, principalmente desde las revoluciones burguesas del siglo XVIII y XIX, donde una persona dejaba de ser esclavo y se le reconoció el derecho de decidir si quiere hacer algo o no, según su inteligencia o voluntad, pero también responsable de sus actos. En caso de no cumplirse esto último estaríamos hablando de libertinaje.

Ese libertinaje, que recoge una actitud irrespetuosa de la ley, la ética o la moral de quien abusa de su propia libertad con menoscabo de la de los demás. Como dice uno de esos refranes populares de anónimo propietario: “No confundas libertad con libertinaje”, a esa confusión nos arrastra la manipulación del término Libertad que realiza la eficiente empresa de la desinformación del imperialismo, que tuvo sus comienzos durante la Guerra Fría contra la URSS y continúa contra nuestra isla socialista.

Estamos en presencia de libertinaje y no libertad de expresión, en el caso del drogadicto Ernesto Maldonado alias El Sexto, cuando trató de realizar un performance en las calles cubanas, en el costado de un puerco reflejaba los nombres de gigantes de nuestra Revolución Socialista, está claro que no íbamos a permitir esa afrenta. Igual clasificación tienen las provocaciones antisociales de cada domingo en 5ta avenida por parte de las Mercenarias de Blanco. Por eso no me confundo cuando estas y los paqueteros de la UNPACU gritan: -¡Libertad!-

Para mayor aclaración podemos consultar la Constitución de la república de Cuba, en su capítulo VII se protegen los derechos individuales de nuestros ciudadanos como el derecho a la educación, la salud, el deporte, el trabajo, la seguridad social; contrario a lo que repiten incansablemente las hordas mercenarias también reconocemos los derechos de libertad de palabra y prensa, los derechos de reunión, manifestación y asociación, la libertad de conciencia y de religión. Para evitar el libertinaje anticubano de algunos mercenarios del gobierno yanqui, el artículo 62 de nuestra carta magna precisa: Ninguna de las libertades reconocidas a los ciudadanos puede ser ejercida contra lo establecido en la Constitución y las leyes, ni contra la existencia y fines del Estado socialista, ni contra la decisión del pueblo cubano de construir el socialismo y el comunismo.

 

“Las buenas costumbres, y no la fuerza, son las columnas de las leyes; y el ejercicio de la justicia es el ejercicio de la libertad”

Simón Bolívar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s